T

T

domingo, julio 26

(No dejo de preguntarme a quién le sediste tu alma al fin.
Tan frágil por dentro, tan transparente.
Sin armaduras ni cascarones.
¿A quién habrá sido?
¿A quién besaste tan profundamente que se te olvidó al fin quién eres en realidad?
Lo inundaste con tu efímero amor y supiste beber la miel de la piel.
Te maravillaste tan de repente, que, estoy segura que quisiste abrazarle por la espalda un segundo después.
Pero por inercia la burbuja se cerró completamente de nuevo.)